El matriarcado en Canarias

En la prehistoria de las islas Canarias, existió el matriarcado en las diferentes culturas de los aborígenes Guanches (Majoreros en Fuerteventura, Bimbaches en El Hierro, Auritas en La Palma…). Lo afirma la arqueo-astrónoma Francisca Martín-Cano Abreu, en sus ensayos sobre la sociedades matrilineales de Europa, que me parecen concordar con el trabajo de investigación de la arqueóloga Marija Gimbutas.

Caso único, y que considero importante subrayar, es que en Canarias estas culturas sobrevivieron hasta el siglo XV, mientras que en Creta (la ultima a caer) fueron destruidas alrededor del 1200 A.C.: “Antes de la llegada de los conquistadores españoles, aunque cada isla tenía un modo de gobierno diferente, la mujer tenía gran status, ejercía el poder y ejercía gran poder sobre la comunidad”.

Las costumbres típicas de la sociedad matrilineal confirman la existencia del matriarcado: “el matrimonio se establecía a cambio de la prestación que el esposo aportaba a la esposa, existía la poliandría: la mujer tenía tres esposos, se practicaba la covada por la que el varón asumía la paternidad de los hijos de su esposa, que aquí recibía el nombre de “zorrocloco“, y ya tras la invasión española, la descendencia de la estirpe real se llevaba a cabo por línea femenina, era ella que transmitía el derecho al trono.” (…)

Costumbre que, en Lanzarote, continuaba todavía en época histórica. “De Lanzarote aportan Del Arco y Tejera la referencia de los cronistas del siglo XV, en (1991, 79): “« (…) la mayor parte de ellas (las mujeres) tenían tres maridos y sirve por mes, él que debe tenerla después, les sirve todo el mes que el otro la tiene, y siempre hacen así, cada uno a su turno».” (…)

En la isla de Fuerteventura la mujer ascendía al trono y tenía gran ascendencia sobre el pueblo. Ejemplo las jefas Tamonante y Tibiabín [Tejera (1991, 90)] que cuando los españoles, mandados por Diego de Silva, desembarcaron en esta isla, impidieron que los habitantes autóctonos los atacasen. Y respecto a lo cual manifiesta Wölfel (1968, 422): “En la isla de Fuerteventura, la dirección de los asuntos de Estado estaba en manos de dos mujeres, a una de las cuales estaba sometido el dominio cultual, en tanto que la otra dirigía los asuntos de justicia y todo lo terrenal. Son auténticas walas… y cuya existencia entre los celtas está claramente probada. En esta isla, junto al rey de la guerra estaba la mujer, que es posible tuviera incluso más autoridad que él”…. “Se sabe que en Gáldar existieron otras reinas canarias que intervinieron de manera similar a las de Fuerteventura evitando que atacasen al portugués Diego de Silva”.

Según la arqueo-mitóloga americana Riane Eisler, con la cultura de la Diosa el mundo conocí mutualidad y paz, por miles de años. Dejáis que haga unas preguntas retoricas: ¿Porque la ciencia oficial non quiere reconocer la verdad mostrada por los hallazgos? ¿Quien tiene interés a ocultar una historia donde el femenino no es inferior al masculino? ¿Hasta que punto religiones y poderes quieren controlar nuestras creencias? El mundo no estuve siempre así como lo cuentan. Una ultima pregunta, de actualidad: ¿Porque en Fuerteventura se proyecta destruir alegremente la montaña sagrada de Tindaya?

Fuentes:

Francisca Martìn-Cano Abreu http://culturaarcaica.iespana.es/europa.matrilineal.html

Marija Gimbutas, “Il linguaggio della Dea” Neri Pozza Editore, Vicenza 1997

Riane Eisler, “Il calice e la spada”, Pratiche Editrice,Parma 1996

Anuncios

Una respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: