Gara y Jonay – la leyenda de un grande amor

Apuntes de viaje en Canarias de Ida Mastromarino – Parque de Garajonay, La Gomera. El Parque de Garajonay lleva en su nombre la unión de dos amantes legendarios de la tradición aborigen de la isla de La Gomera: Gara y Jonay.

Gara, simbólicamente Agua, princesa de Angulo, La Gomera. Sobre ella pende una profecía. En el día de la fiesta de Beñesmen, por una ceremonia de iniciación femenina, Gara acude con otras mujeres a los chorros de Epina. De siete chorros mana un agua prodigiosa, capaz de milagros y profecías, y cada chorro tiene un poder diferente. Mostrar también el camino del amor. Hay que mirarse en el agua. Si se mantiene clara y calma, buena suerte, si se enturbia es signo de desgracia.

Para Gara, las señales no son buenas. El agua se enturbia. “Lo que ha da suceder sucederá!” – dije el sabio Gerión (o una bruja, según otras fuentes) – “Gara, huye del Fuego o este te consumirá”.

Jonay, hijo del Mencey de Adeje, Tenerife. Simbólicamente Fuego, porque llega de la isla del mítico volcán Teide. Los tinerfeños se unen a los festejos de Beñesmen.

Gara y Jonay se encuentran, se enamoran de inmediato y anuncian su deseo de unirse en matrimonio ya durante los festejos.

De repente el Teide empieza una erupción. Alguien se acuerda de la profecía del los 7 chorros. Los regentes de las dos islas obligan Gara y Jonay a separarse. El Teide se para. Los huéspedes de Tenerife se embarcan la misma noche para volver a casa. Pero Jonay, ya en el medio de la vuelta, se pone encima vejigas de animal hinchadas de aria, se tira en el agua nocturna y vuelve nadando a la Gomera.

Allí encuentra su amada Gara, juntos huyen por las montanas, arriba, hasta el bosque del cedro, buscando un lugar oculto para unirse en el amor. Pero no tardan mucho a escuchar los gritos de aquellos que los buscan. El padre de Gara los persigue y los descubre en un recoveco del bosque, mientras se están amando.

Gara y Jonay se miran en los ojos, no quieren separarse. Él toma una varita de cedro afilada, que está allí, y afila la otra punta. La pone entre su corazón y lo de Gara, se abrazan por la ultima vez, muriendo juntos.

En todo los mitos siempre se encuentran significados psíquicos y metafóricos. Que significado puede tener esta historia, en las culturas matriarcales que poblaban la isla? El Agua representa las emociones. Si miras en la fuente y las emociones se quedan calmas y tranquilas, todo está bien. Si el agua se agita, te oscurece la visión y te pone en peligro, propio como lo hacen las emociones. Por eso el consejo de huir del fuego, para no ser consumida por emociones fuertes, es un consejo “sano”. Pero el sabio-bruja ya lo sabe que será ignorado, porque así tiene que ser. Solo sufriendo, se puede comprender.

Lo que hay que suceder sucederá” es el mismo principio de aceptación de la realidad de las antiguas culturas sagradas, de la diosa Ananke, “Necesidad”, del lado oscuro de las diosas arcaicas, de la vía femenina de los Tarots.

En el simbolismo de los elementos, el Agua puede apagar el Fuego, pero el Fuego puede hacer hervir y evaporar el Agua (huye del fuego que te consumirá).

El símbolo del masculino es el triangulo con la punta hacia arriba, el elemento Fuego, lo del femenino es el triangulo con la punta hacia abajo, el elemento Agua. La unión sagrada de Agua y Fuego, el sello de Salomón, representa el equilibrio de femenino y masculino en cada ser humano consciente.

Es propio una buena leyenda, esta. Vista como historia romántica, te hace condenar las supersticiones obtusas de los perseguidores de dos amantes. Vista como historia metafórica, confirma la necesidad de poner atención a las aguas agitadas del inconsciente, porque algunas emociones pueden llevarte a la autodestrucción.

Museo Arqueológico de La Gomera

Interesante documental de Esencia21 sobre El Museo Arqueológico de La Gomera, que recoge importantes piezas de la historia aborigen de la isla. En la banda sonora se puede escuchar el “silbo gomero”, el lenguaje silbado tradicional.

Los Libros de la Tierra

Visita de Ida Mastromarino y Tito Di Pippo en el taller del escultor plutónico Pedro Zamorano a La Gomera, Islas Canarias, en enero 2010.
Pedro habla de uno de su 4 proyectos creativos, al que ha dedicado su vida: Los Libros de la Tierra.
Su visión de escultor atribuye un peso muy importante al material de la obra. El material tiene su alma, su vida, su historia. El Material de los Libros de la Tierra son los Dique o Dike, particulares y raras conformaciones de rocas, creadas por infiltraciones de lava volcánica en las fisuras de la piedra. Una memoria arcaica, escrita con basalto y duros minerales, que el escultor plutónico extrae con igualmente duro esfuerzo, animado da su intenso amor por la poderosa naturaleza de la isla.

Pedro Zamorano

Pedro Zamorano, apreciado escultor “plutónico”, trabaja en su taller en la isla de La Gomera.

Nacido en Torquemada (Palencia), en el 1953, es autodidacta. Comienza a hacer escultura en el país vasco tras conocer el trabajo y el taller de Jorge Oteiza. Desde el año 1982 viene realizando su obra en la isla de la Gomera (Canarias), donde partiendo de una nueva lectura de los materiales, ha encontrado en la geología insular su peculiar campo de experimentación. Música y foto Tito Di Pippo.

A %d blogueros les gusta esto: