Sangre de perros

En esta su primera novela hay todos los ingredientes para convertir al majorero Carlos David Gutiérrez Robayna en un autor de éxito:

El escenario de una Fuerteventura del 1977, poblada por las Legiones de Franco y los nazis, resultado no sólo de la imaginación, sino de una rica bibliografía sobre la historia de la isla.

Una trama con el estilo de “Los predadores del arca perdida”, con tanto de búsqueda de un tesoro, y el ritmo cerrado de la acción, con un sucederse de continuos golpes de efecto.

Un lenguaje seco y noble, que confía a los diálogos y a la precisión de los adjetivos la descripción de acciones y personajes.

El autor se introduce con discreción en el cuento, mostrando un distanciamiento de la materia contada y sin embargo una participación sumergida, como un coro de voces que susurra bajo el sol, una antigua historia de hambre, aridez, sumisión.

El amor melancólico del autor por su “isla desafortunada”, como repetidamente la llama, trasluce de las descripciones de los paisajes volcánicos, como del empleo de leyendas o de misterios como aquel de la iglesia de Pajara, decorada con antiguos símbolos Maya. La paradoja de la presencia constante del agua acompaña las aventuras del astuto protagonista Dardanella.

Un universo desconocido a la mayoría de los turistas que llegan aquí buscando sol y playa. Una novela cautivadora, que le acerca humanamente a la gente de la isla, que contiene ya temas por un segundo episodio y que podría transformarse fácilmente en película. Enhorabuena  a Carlos David Gutierrez Robayna, escritor de Corralejo.

Metagenealogía

Multiverso, oleo sobre lienzo, cm.40x40

Leche Cosmica, oleo sobre lienzo, cm.40×40
Metagenealogia – oleo sobre lienzo, cm.40×40

Rinascita perfetta - oleo sobre lienzo, cm.40x40

4 Centri di Coscienza - oleo sobre lienzo sobre madera, cm.22x33

Mis nuevos cuadros inspirados da la lectura/meditación del libro “Metagenealogia” de Alexander Yodoroswky y Marianne Costa.

El naufrago de la Atlántida

El libro

“El naufrago del Julán” de Alfonso De Ascanio es una apasionante novela narrativa. A través de las peripecias de Atanor, personaje central, vivimos la vida y posterior desaparición de la Atlántida, que da paso al nacimiento de las Islas Canarias en su conformación actual y a la origen del pueblo Guanche, los antiguos canarios encontrados por los Conquistadores castellano. Escrito con fascinante estilo literario, visual y sensorial, digno de la antigua arte de la memoria, el maravilloso está sólidamente apoyado sobre una trama invisible de pruebas y meditaciones históricas, arqueológicas, míticas, y humanas, que hacen de este libro un ensayo subterráneo, fantástico y realista al mismo tiempo. (Ediciones Cardeñoso, Vigo 1997)

El autor


Alfonso de Ascanio, nacido en Madrid, de padres de Orotava (Tenerife) y Arcos de la Frontera (Càdiz), residente en Gran Canaria. Experto en derecho, escritor, conferenciante, personaje distinguido en su actividad, ganador de premios, tiene un temprano interés por el continente Perdido, surgido y alimentado en su familia. Su abuelo Don Nicolas de Ascanio y Negrìn, escribe el libro“Observations sur l’Atlantide cuaternaire”, publicado en Parìs en 1922, por el “Institut scientifique et Industriel”, que recoge pruebas de la identidad geológica de las siete islas. Su padre escribe el libro “Arenas Radiactivas” (Tenerife 1959) y entra en contacto con un testigo excepcional, D. José Rodríguez Hernández, que le envía el resultado de su estudio arqueológico submarinos, con fotografías y nombres de los testigos del los hallazgos: grandes pavimentos de losas blancas como el mármol, escalones, avenidas y construcciones de una gran ciudad, situados en el mar de los Parrales. Igualmente interesado al misterio, Alfonso de Ascanio ha profundizado el tema, encontrando personalmente interesantes hallazgos, permaneciendo en contacto con estudiosos como Thor Heyerdal.

El Mito


Atlántida es el nombre de una isla legendaria desaparecida en el mar, mencionada y descrita por primera vez por el filósofo griego Platón: un territorio mayor que Libia y Asia juntas que, hace más de doce mil años, se hallaba ubicado en el Gran Océano, mas allá de las Columnas de Hércules. Los Atlantes eran de naturaleza divina, juiciosos, bondadosos y poco materialistas. Pero debido al reiterado cruce con mortales, fueron perdiendo su naturaleza divina en favor de un carácter más humano, cayendo en la inmoralidad y la infamia. Entonces, fueron castigados por Zeus y en el espacio de un día y una noche, grandes seísmos hicieron desaparecer a la Atlántida bajo el mar. Muchas teorías relacionan a los supervivientes de la Atlántida con otras cultura desarrollada a ambos lados del Atlántico y sugieren que las conocidas actualmente como islas Macaronésicas,(Canarias, Azores, Madeira, Capoverde) podrían ser los puntos mas elevados de aquel continente que no pudieron cubrir las aguas. Las Islas Canarias serían lo que queda de esta mítica civilidad que se hundió en el mar y en el misterio.

El Quinto Elemento

Música y voz: Tito Di Pippo – Ida Mastromarino. Creación y realización: Ida Mastromarino.

Video de arte, dedicado a los vivos y a los muertos, alimentado por tres fuentes.

Primera fuente, las meditaciones estimuladas por la lectura de “El libro de los secretos” de Deepak Chopra: “La ruptura absoluta entre la vida y la muerte es una ilusión. Lo que preocupa a las personas ante la perdida del cuerpo es que parece una ruptura o interrupción terrible. Esta interrupción se concibe como desaparecer en el vacío; es la extinción total de la persona. Pero esta perspectiva, que suscita un miedo terrible, está limitada al ego. El ego ansía la continuidad; quiere sentirse hoy como una extensión de ayer. (…) en eso momento ya no eres la persona que eras un segundo atrás. Por lo tanto estás aferrándote a una ilusión de continuidad. Renuncia a ella en este momento y comprenderás que has sido discontinuo todo el tiempo: has cambiado constantemente, y constantemente te has sumergido en el océano de posibilidades para engendrar algo nuevo.

La muerte puede considerarse una ilusión completa porque ya estás muerto. Cuando piensas en quién eres en términos del yo, te remites a tu pasado, un tiempo que ya no existe. Los recuerdos son reliquias de un tiempo ido. El ego se mantiene intacto mediante la repetición de lo que ya sabe. Pero la vida es, de hecho, desconocida, como debe ser si queremos concebir nuevos pensamientos, deseos y experiencias. Si eliges repetir el pasado, impides que la vida se renueve. (…)

Si desechas la idea de estar en el mundo te darás cuenta de que siempre has vivido desde ese lugar discontinuo, no circunscrito, llamado alma. Cuando mueras entrarás al mismo lugar desconocido, y entonces tendrás una buena oportunidad de sentir que nunca estuviste más vivo. Por que esperar? Tù puedes estar tan vivo como quieras mediante un proceso conocido como rendición. Es el siguiente paso para vencer la muerte. (…) Cuando te veas como el ciclo total de muerte en la vida y vida en la muerte, entonces te habrás rendido, la herramienta mística más poderosa contra el materialismo. En el umbral de la realidad única, el místico renuncia a toda necesitad de limites y se sumerge directamente en la existencia. El circulo se cierra, y el místico se experimenta a sí mismo como la realidad única”.

La segunda fuente es la investigación sobre realidad y imaginación, hecha por Edgar Morìn: reflejos, sombras, fluidez, ejercitan un poder inmenso di fascinación sobre la psique humana, dan cuerpo al nuestro “doble”, están en relación con las practicas mágicas y los primeros ilusionistas cinematográficos. He profundizado estos aspectos psíquico en mi libro (en italiano) “El lenguaje secreto de las imágenes”.

La tercera fuente soy yo. Yo, el Mago de los Tarots, la ilusionista arcaica, el Quinto Elemento, observador que influye sobre lo observado, componiendo mi personal visión desde el profundo del alma, experimentando el poder hipnótico de los reflejos, jugando con la luz sobre cristales, espejos, lentes…

Desde el vaso vacío al agua, la vida. Piedras llenan el vaso – las primeras claras y luminosas, las ultimas negras como la noche. Pero, también cuando no hay más luz, la energía no para de existir. El tiempo es una ilusión que nos ata al ego. La energía fluye siempre y adopta formas diferentes, físicas y mentales.

En la realidad única – mística y cuántica – somos moléculas danzantes. Por eso canto “I never die” (Yo no muero nunca).

El ejercicio de la Otra

“Estoy aquí, en esta habitación -pensé -. lejos de todo aquello a lo que estoy acostumbrada, conversando sobre cosas por las que jamas me interesé, y durmiendo en una ciudad que jamas había pisado. Puedo fingir por unos instantes, que soy diferente.

Empecé a imaginar como me gustaría estar viviendo aquel momento. Me gustaría sentirme alegre, curiosa, feliz. Viviendo intensamente cada instante, bebiendo con sed el agua de la vida. Confiando de nuevo en los sueños. Capaz de luchar por lo que quería.

Amando a un hombre que me amaba. Sì, esa era la mujer que me gustaría ser, y que de repente aparecía y se trasformaba en mi.

Sentí que inundaba mi alma la luz de un Dios, o de una Diosa, en quien había dejado de creer. Y sentí que, en aquel momento, la Otra dejaba mi cuerpo, y se sentaba en un rincón de la pequeña habitación.

Yo miraba a la mujer que había sido hasta ese momento: débil, tratando de dar una impresión de fortaleza. Con miedo a todo, pero diciéndose a si misma que no era miedo, sino la sabiduría de quien conoce la realidad. Levantando paredes en las ventanas por donde entraba la alegría del sol, para que no dañase los muebles viejos.

Vi la Otra sentada en el rincón del cuarto: frágil, cansada, desilusionada. Controlando y esclavizando aquello que debería estar siempre en libertad: los sentimientos. Tratando de juzgar el amor futuro por el sufrimiento pasado.

El amor es siempre nuevo. No importa que amemos una, dos, diez veces en la vida: siempre estamos ante una situación que no conocemos. El amor puede llevarnos al infierno o al paraíso, pero siempre nos lleva en algún sitio. Es necesario aceptarlo, pues es el alimento de nuestra existencia. Si nos negamos, moriremos de hambre viendo las ramas del árbol de la vida cargadas, sin coraje para estirar la mano y coger los frutos. Es necesario buscar el amor donde esté, aunque eso signifique horas, días, semanas de decepción y tristeza. Porque en el momento en que salimos en busca del amor, el amor también sale a nuestro encuentro. Y nos salva.

Cuando la Otra se apartó de mí, mi corazón volvió a conversar con migo. Me contó che la grieta en la pared del dique dejaba pasar un torrente, que los vientos soplaban en todas direcciones y que él se sentía feliz porque yo le escuchaba de nuevo. (…)”

Paolo Coelho, “A orillas del rìo Piedra me senté y lloré”, Editorial Planeta, Barcelona 2008

Los Libros de la Tierra

Visita de Ida Mastromarino y Tito Di Pippo en el taller del escultor plutónico Pedro Zamorano a La Gomera, Islas Canarias, en enero 2010.
Pedro habla de uno de su 4 proyectos creativos, al que ha dedicado su vida: Los Libros de la Tierra.
Su visión de escultor atribuye un peso muy importante al material de la obra. El material tiene su alma, su vida, su historia. El Material de los Libros de la Tierra son los Dique o Dike, particulares y raras conformaciones de rocas, creadas por infiltraciones de lava volcánica en las fisuras de la piedra. Una memoria arcaica, escrita con basalto y duros minerales, que el escultor plutónico extrae con igualmente duro esfuerzo, animado da su intenso amor por la poderosa naturaleza de la isla.

Makaron nesoi

Afortunadas y Bienaventuradas son traducciones aproximadas de la expresión griega “makaron nesoi”, equivalente también a la Isla del Los Felices e incluso de Los dioses.

Dicha denominación dio lugar al termino Macaronesia, con el que actualmente se denomina al cuerpo formado por los archipiélago de Canarias, Azores, Islas Salvajes y Cabo Verde, que comparten un ecosistema similar conformando una unidad bio-geográfica única en el mundo, unidad que con frecuencia es reseñada como restos de la Atlántida, y por tanto, como prueba de la existencia del mítico continente”1.

1Josè Gregorio González, “Canarias Mágica”, Ediciones Corona Borealis, Madrid 2003

A %d blogueros les gusta esto: