La autoestima del erizo

“Apuntes de vida en Canarias” de Ida Mastromarino, música Tito Di Pippo.
En el jardín de casa, siempre hay comida y agua, para los animales que pasan por allá, una “oasis” al limite del desierto de las Dunas de Corralejo, en Fuerteventura.
Esto erizo valiente no tiene miedo ni de gatos ni de humanos ni de cámara. Tiene hambre y se reconoce el derecho de comer. Claro, sus aguijón le dan seguridad, pero no está tenso, no quiere guerras, confía en si mismo y en los que lo rodean. Los gatos no saben que hacer con su relajada valencia y se van. Puede ser un cartón animado como una parábola sobre la condición humana. Observar el comportamiento animal nos ayuda a crecer como raza. Paz y abundancia para todos los seres.

Nel giardino di casa c’è sempre acqua e cibo per gli animali che passano di là, una “oasi” al confine del deserto delle Dune Di Corralejo, in Fuerteventura.
Questo riccio coraggioso non ha paura nè di gatti nè di umani nè di telecamera. Ha fame e si riconosce il diritto di mangiare. Chiaro, i suoi aculei gli danno sicurezza, però non sta in tensione, non vuole guerre, confida in se stesso e in quelli che lo circondano. I gatti non sanno che fare con il suo rilassato coraggio e se ne vanno. Può essere un cartone animato come una parabola sulla condizione umana. Osservare il comportamento degli animali ci aiuta a crescere come razza. Pace e abbondanza per tutti gli esseri.

Anuncios

Un arte que cure

Estas palabras de Alejandro Yodorowsky dan un sentido profundo a la búsqueda creativa y espiritual de cada ser humano.

“Cuando huí de México, llevándome en el automovil todo el material de mi película “La Montaña Sagrada”, las autoridades me amenazaban con con quemar los negativos si no accedía a cortar más del 40% de las imágenes, y me refugié en Nueva York donde realicé el montaje.

Comencé, por la angustia, a sudar durante la noche de tal modo que empapaba unas ocho camisetas. Esto me impedía dormir… Un amigo me dió la dirección de un médico en el barrio chino. Era un sabio que no sólo ejercía la medicina, sino también la música, la poesía y las artes marciales… Sus consultas eran gratuitas…

Me senté frente a él, me observó con sus ojos rasgados y, de pronto, me preguntó: “¿Cuál es su finalidad en la vida?… Me sorprendí. “No vengo a tener una conversación filosófica. Vengo a que usted me cure de esta incesante transpiración”

El anciano insistió: “Si usted no tiene una finalidad en la vida, no lo puedo curar”… Había tal claridad, tal bondad, tal desprendimiento en ese ser, que estuve a punto de llorar. Me oí responder: “Mi verdadera finalidad no es triunfar en el arte, sino en mí mismo: quiero llegar a crearme un alma, quiero obtener la conciencia suprema”…

“¿Para qué?”, me interrogó, sonriendo.
-Para trasmitirla. Nada para mí que no sea también para los otros.

Sólo entonces accedió a tomarme el pulso, a darme una lista de plantas chinas, frutas secas y semillas, que tuve que comprar en la farmacia del barrio. Debía dejarlas hervir y luego beber la infusión. Cesé de transpirar, cesaron mis angustias, supe que desde ese momento trataría de llegar a un arte capaz de curar.

Si el mundo va mal, no solo debemos hacer un arte que cure, sino también negocios que curen, edificios que curen, periódicos que curen, políticas que curen, filosofías que curen…

Mi finalidad temporal debe sumirse en la finalidad general, la de la raza humana.

Conoceremos todo el Universo. Viviremos tantos años como vive el Universo. Nos convertiremos en la consciencia del Universo. Lo mejoraremos…”

Alejandro Jodorowsky     Fuente: http://www.planocreativo.wordpress.com

somos todos interconectados

Los 4 Elementos

Fascinada por la intensa belleza del paisaje de las Islas Canarias, mi búsqueda de artista intenta superar la reproducción de la realidad, que ha caracterizado mi pasado italiano de directora, periodista, profesora de cine.

En el video “Los 4 Elementos” uso el arte audiovisual para reflejar imagines fantásticas, hipnóticas, una dimensión del posible en la que fluyen figuras míticas, símbolos astrológicos, pura energía. Macrocosmo y microcosmo rebotan sobre el mismo espejo virtual, en un lenguaje secreto que habla directamente a la psique profunda.

Rodado en Fuerteventura, La Gomera, Gran Canaria, Tenerife, Lanzarote, el video está compuesto de 4 capítulos, cada uno montado con su forma simbólica: Elemento Agua, triángulo con la punta para bajo; Elemento Fuego: triángulo con la punta para arriba; Elemento Aire: esfera; Elemento Tierra: cuadrado.

La banda sonora original del video es del artista Tito Di Pippo.

Los 4 elementos no son simplemente símbolos o conceptos abstractos sino también las Fuerzas vitales de la entera creación, percibida a través de los sentidos. Son las bases de la astrología e de las ciencias ocultas, pero también comprenden todo lo que podemos percibir y experimentar. Son la vida de los 4 elementos de la materia física: tierra, agua, aire, fuego.

Fuerzas vitales, factores y pautas de energía, los elementos tienen un significado físico, psicológico, espiritual.

En todo el mundo, muchas culturas consideran los 4 elementos en sus tradiciones filosóficas, religiosas u mitológica: postulan la existencia de una energía primaria que se manifiesta en sub-corrientes de energía, llamadas elementos, con un proceso semejante a lo de un transformador eléctrico. A la energía primaria han sido atribuidos nombres variados – prana, fuerza vital, Qui – pero las características esenciales son las mismas en todas las culturas.

En Tibet construyeron enormes estructuras llamadas “stupa” como símbolos gigantescos de las estructuras de la creación. La base de lo stupa es un grande cubo (que representa la tierra), sobre el cual apoya una esfera (agua) , en cima de la cual está una estructura en forma de espiral (fuego). En cima está una media luna (aire) en la cual apoya una pequeña esfera (el éter, palabra tibetana por indicar la fuerza primaria desde la cual derivan todas las otras fuerzas). El stupa representaba la base de la cosmogonía tibetana que consideraba los elementos como energías fundamentales del cosmos. Una concepción análoga se encuentra en las escrituras sagradas de la India (como la Bhagavad Gita) y también en los principios filosóficos de la medicina ayurvedica.

La filosofía china y el acupuntura se fundan sobre la concepción de los elementos. Como tibetanos e indianos los consideran expresión de la naturaleza, al mismo modo los chino hablan de 5 elementos – madera, fuego, tierra, metal, agua – che incluyen todos los fenómenos de la naturaleza y se adaptan simbólicamente también al ser humano. Son cinco porqué adjuntan el éter a los 4 elementos de la tradición occidental, que no lo menciona al considerarlo la fuente de todos los otros.

También la filosofía griega se basaba en la doctrina de los elementos, que comparaba con las 4 facultades del ser humano: moral (fuego), estética e sentimental (agua), intelectual (aire) y física (tierra). La Europa en el Medioevo e Renacimiento sacó la idea desde Galeno y la relacionò con los 4 “humores” y los 4 temperamentos humanos.

En Japón encontramos muchos ejemplos de la importancia atribuida a los elementos. Por ejemplo en un texto de budismo zen, los tradicionales 4 elementos están representados como las 4 calidades que se suman en la creación: luz (fuego), ventilación, fluidez, solidez.

Los elementos están entrelazados de manera enredada en la trama de la mitología. Entre los antiguos Sumerios, cuya religión consideraba cada aspecto e actividad de la vida, los dioses mas importantes corresponden a los 4 elementos:Anu al cielo (aire), Enlil a la tempestad (fuego), Ninhursaga a la tierra y Enki a las aguas.

Las emprentas digitales completan el proyecto: desde el video he extraído fotogramas y elaborado imagenes simbólicas por cada elemento.

 

 

“Todo lo que vedemos con los ojos físicos está echo por uno o mas elementos, es decir tierra, agua, aire, fuego y éter; y cada uno de estos elementos es dañino por los otros. Pero, con la ayuda u por la obra del alma todo lo 5 elementos están encerrado e actúan en el cuerpo humano, y cada uno lo manifiesta según el propio karma; pero todos los 5 son activos en medida minore o mayor en cada cuerpo humano.” Maharaj Charan Singh afirma también che no regulan solo el cuerpo sino la mente y relaciona los elementos con los chakras y con algunas tendencias que tienen que ser superadas para obtener un progreso espiritual: el aire con la avidez, el agua con la pasión, el fuego con la ira, la tierra con el agarramiento.

A %d blogueros les gusta esto: