Mejor sin raìces

Creativitad y libertad en Fuerteventura, de Ida Mastromarino, foto y musica Tito Di Pippo.

Todo un disfraz

Teijo, Di Pippo, Mastromarino.Tres trapecistas, magos, payasos y artistas… disfrutando de Fuerteventura.

La Diosa Tara – The Goddess Tara

Escultura de Tito Di Pippo, creación video Ida Mastromarino, producción Art Quijote 2012. La Oliva- Fuerteventura- Islas Canarias.

Sculpture by Tito Di Pippo, video creation by Ida Mastromarino, Art Quijote production 2012. La Oliva – Fuerteventura – Canary Islands

Los sonidos primordiales invaden la llanura.
Evocada por manos expertas, pacientes, devotas,
entre polvo y fragmentos de antiguas arenas
mezcladas con ceniza volcánica,
la Diosa Tara sale de la piedra
en la que descansaba desde milenios.

Primordial sounds invade the plain.
Summoned by skilled, patient, devout hands
between powder and fragments of ancient sands
mixed with volcanic ash,
the Goddess Tara emerges from the stone
in which rested for millennia.

Suoni primordiali invadono la pianura.
Evocata da mani abili, pazienti, devote,
tra polveri e frammenti di arcaiche sabbie
mescolate a ceneri vulcaniche,
la Dea Tara emerge dalla pietra
dentro cui riposava da millenni.

Tierra de luz

Creación de luz de Ida Mastromarino, inspirada al Elemento Tierra.
Light creation by Ida Mastromarino, inspired to element Hearth.
Creazione di luce di Ida Mastromarino, ispirata all’elemento Terra.

Video de Ida Mastromarino, banda sonora Tito Di Pippo.

Taller Art Quijote, C.C. El Campanario – Corralejo – Fuerteventura

EscapARaTE 2011

EscapARaTE es un modo único de disfrutar del Arte Contemporáneo en la Isla de Fuerteventura. El artista Tito Di Pippo – un Don Quijote del arte – tiene su taller y coordina exposiciones de otros artistas internacionales, en el C.C. El Campanario de Corralejo. Deja tu alma inspirarse con el arte. Ven a visitarnos.

Creación video Ida Mastromarino, música original Tito Di Pippo.

EscapARaTE is an unique way to enjoy Contemporary Art in Fuerteventura Island. The artist Tito Di Pippo – a Don Quijote of art – has his studio and coordinate exhibitions of others international artists, in the “C.C. El Campanario” de Corralejo. Let inspire your soul with art. Come to visit us.

Video creation Ida Mastromarino, original music Tito Di Pippo.

Artistas en el video: Tito Di Pippo, Raul Castejon, Gino De Donno, Teijo, Nuria Del Pino, Veronica Silva, Nadim Calvin, Birgit Gettwart, Diego A. Gomez Blanco, Maki Style, Ida Mastromarino.

La autoestima del erizo

“Apuntes de vida en Canarias” de Ida Mastromarino, música Tito Di Pippo.
En el jardín de casa, siempre hay comida y agua, para los animales que pasan por allá, una “oasis” al limite del desierto de las Dunas de Corralejo, en Fuerteventura.
Esto erizo valiente no tiene miedo ni de gatos ni de humanos ni de cámara. Tiene hambre y se reconoce el derecho de comer. Claro, sus aguijón le dan seguridad, pero no está tenso, no quiere guerras, confía en si mismo y en los que lo rodean. Los gatos no saben que hacer con su relajada valencia y se van. Puede ser un cartón animado como una parábola sobre la condición humana. Observar el comportamiento animal nos ayuda a crecer como raza. Paz y abundancia para todos los seres.

Nel giardino di casa c’è sempre acqua e cibo per gli animali che passano di là, una “oasi” al confine del deserto delle Dune Di Corralejo, in Fuerteventura.
Questo riccio coraggioso non ha paura nè di gatti nè di umani nè di telecamera. Ha fame e si riconosce il diritto di mangiare. Chiaro, i suoi aculei gli danno sicurezza, però non sta in tensione, non vuole guerre, confida in se stesso e in quelli che lo circondano. I gatti non sanno che fare con il suo rilassato coraggio e se ne vanno. Può essere un cartone animato come una parabola sulla condizione umana. Osservare il comportamento degli animali ci aiuta a crescere come razza. Pace e abbondanza per tutti gli esseri.

El ejercicio de la Otra

“Estoy aquí, en esta habitación -pensé -. lejos de todo aquello a lo que estoy acostumbrada, conversando sobre cosas por las que jamas me interesé, y durmiendo en una ciudad que jamas había pisado. Puedo fingir por unos instantes, que soy diferente.

Empecé a imaginar como me gustaría estar viviendo aquel momento. Me gustaría sentirme alegre, curiosa, feliz. Viviendo intensamente cada instante, bebiendo con sed el agua de la vida. Confiando de nuevo en los sueños. Capaz de luchar por lo que quería.

Amando a un hombre que me amaba. Sì, esa era la mujer que me gustaría ser, y que de repente aparecía y se trasformaba en mi.

Sentí que inundaba mi alma la luz de un Dios, o de una Diosa, en quien había dejado de creer. Y sentí que, en aquel momento, la Otra dejaba mi cuerpo, y se sentaba en un rincón de la pequeña habitación.

Yo miraba a la mujer que había sido hasta ese momento: débil, tratando de dar una impresión de fortaleza. Con miedo a todo, pero diciéndose a si misma que no era miedo, sino la sabiduría de quien conoce la realidad. Levantando paredes en las ventanas por donde entraba la alegría del sol, para que no dañase los muebles viejos.

Vi la Otra sentada en el rincón del cuarto: frágil, cansada, desilusionada. Controlando y esclavizando aquello que debería estar siempre en libertad: los sentimientos. Tratando de juzgar el amor futuro por el sufrimiento pasado.

El amor es siempre nuevo. No importa que amemos una, dos, diez veces en la vida: siempre estamos ante una situación que no conocemos. El amor puede llevarnos al infierno o al paraíso, pero siempre nos lleva en algún sitio. Es necesario aceptarlo, pues es el alimento de nuestra existencia. Si nos negamos, moriremos de hambre viendo las ramas del árbol de la vida cargadas, sin coraje para estirar la mano y coger los frutos. Es necesario buscar el amor donde esté, aunque eso signifique horas, días, semanas de decepción y tristeza. Porque en el momento en que salimos en busca del amor, el amor también sale a nuestro encuentro. Y nos salva.

Cuando la Otra se apartó de mí, mi corazón volvió a conversar con migo. Me contó che la grieta en la pared del dique dejaba pasar un torrente, que los vientos soplaban en todas direcciones y que él se sentía feliz porque yo le escuchaba de nuevo. (…)”

Paolo Coelho, “A orillas del rìo Piedra me senté y lloré”, Editorial Planeta, Barcelona 2008

A %d blogueros les gusta esto: